¡Su Palabra toca el corazón, cambia los corazones!

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!:

Continuamos las catequesis sobre la misa. ¿La escucha de las lecturas bíblicas, prolongadas y glosadas en la homilía, a qué responden? Responden a un derecho: el derecho del pueblo de Dios a recibir con abundancia el tesoro de la Palabra de Dios. Cada uno de nosotros cuando va a misa tiene derecho de recibir la Palabra de Dios bien leída, bien proclamada y después bien explicada en la homilía ¡es un derecho!

Y cuando la Palabra de Dios no ha sido bien leída, no ha sido predicada con fervor por parte del diácono, del sacerdote o del obispo, se está faltando a un derecho de los fieles. Nosotros tenemos derecho a escuchar la Palabra de Dios. El Señor habla para todos, pastores y fieles. De este modo, Él toca el corazón de cuantos participan en la misa, cada uno en sus condiciones de vida, edad, situación. El Señor consuela, llama, suscita brotes de vida nueva y reconciliada. ¡Su Palabra toca el corazón, cambia los corazones!

Papa Francisco. Catequesis del miércoles  14.02.2018

 

Anuncios