La Palabra engendradora de vida

Paz y Bien:

La Palabra de Dios escuchada, reflexionada, paladeada, saboreada, compartida: alimenta, llena de vigor y   va configurando la vida, robustece la fe, y como bien decía un gran místico y amigo sacerdote: los lazos de la fe llegan a ser más fuertes que los de la sangre.

Es la experiencia de compartir con   un grupo de mujeres y hombres, hace ya casi 50 años,  que  cada semana (sin tiempo de vacaciones) nos encontramos para leer, reflexionar, y comentar  las lecturas de la misa  del domingo. Durante muchísimos años nos acompañó el Sr. Oléo, un hombre de una gran talla humana, intelectual, y espiritual poco común, que de alguna manera  fue el mediador del que Dios se sirvió para ir  configurando nuestra espiritualidad ayudándonos a crecer para vivir en libertad y responsabilidad nuestro ser de creyentes en Jesucristo.

Al largo de tantos años hemos experimentado cambios importantes en la sociedad y en la iglesia, tiempos de grandes ilusiones, después del Concilio Vaticano II, tiempos de regresión, tiempos de indiferencia a todo lo que huele a religión… tiempo también de búsqueda de lo verdadero, de autenticidad. Este pequeño grupo, abierto a quien quiera incorporarse para compartir este suculento manjar de la Palabra siempre nuevo, sorprendente, inquietante, renovador. la Palabra de Dios no deja indiferente, la Palabra gustada, saboreada, amada… crea lazos muy profundos de amistad, de auténtica fraternidad, lo bonito es que cada persona sigue su propia vocación hay genta casada, otras han ido a misiones,  se han comprometidos en temas sociales, políticos, otras nos decidimos por la vida religiosa…

El Espíritu del Señor es quien  conduce nuestras vidas y cada semana nos convoca a este encuentro para hablar de la vida, escuchar la Palabra, compartirla, y en algunas ocasiones también compartir mesa y mantel, sonrisa, alegrías, preocupaciones… y es que,  cuando la Buena Noticia del Dios de Jesús penetra en una persona o en un grupo humano, allí empieza a crecer alguna cosa que nos desborda, transforma, humaniza.

Esta es  en síntesis la bella y apasionante experiencia de un grupo de personas que nos sentimos atrapadas por el Amor, sabedoras que es la fuerza de Jesús la que nos hace vivir nuestra fe con humildad y sin complejos.

 Carme Mesquida Pons. Osc  Monasterio Santa Clara. Ciutadella de Menorca. I Baleares

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s