Mensaje para la lectio divina (2): Ir leyendo en escucha y oración

Es en la oración donde el Espíritu funciona, donde el Espíritu trabaja, donde el Espíritu no para de hacer nuevas las cosas. Es orando la vida que llevas y las cosas que pasan en tu corazón cuando el Espíritu actúa y te lo va explicando todo. Es viviendo en pobreza la oración cuando se aprende a dejar hacer a Dios y a tener experiencia de su misericordia, de su mano sobre la tuya. El  poder de su Palabra actúa sin hacer ruido, con naturalidad, de verdad de la buena, con mucha delicadeza y con amor entrañable que se nota por dentro.

Cuando brote la oración, ve diciendo al oído del silencio: Gracias, Señor, por ocuparte de mi…  

 No es el dinero, ni el bienestar, ni el éxito profesional, ni tu poder, ni tu fuerza, ni el tener de todo, ni el vivir bien, ni el sentirte a gusto contigo mismo… Es el amor del Amor de Dios, es que el Espíritu te enciende el corazón para que tú lo pongas en todo lo que haces durante el día. La Vida de la Palabra de Dios entre nosotros es cuestión de amor, de servicios concretos, de darse, de entregarse, de olvidarse de uno mismo, de ser buena gente, de estar pendiente del otro, de compartir lo que Dios te da, de caminar al paso de quien tienes cerca. 

 Cuando miras tu forma de vida con el Señor que te habla en la lectura, verás cómo te va atrayendo caminar según su corazón…

Joaquín E. Urbano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s